El pasado fin de semana hice algo que nunca había hecho, y es pasar un fin de semana en una casa rural con mis amigas. Si que nos habíamos ido de viaje antes, algunas vacaciones o por despedidas de soltera, pero no de fin de semana de relax y desconexión…

El destino elegido fue Cuenca, no nos pilla lejos, y lo conocían muy pocas. Yo en particular no lo conocía y me parecía el sitio ideal para poder visitar, pasar el día de cañeo y tapeo, y con un entorno rural bastante cercano y accesible.

Salimos el sábado por la mañana para llegar antes de comer a Cuenca. Visitamos el centro histórico, vimos las casas colgantes y disfrutamos de una tarde perfecta de cañas y risas entre amigas.

 

La noche la pasamos en una cabaña, en concreto Las cabañas Fuente del Arca, en Cañamares. Nos encantó el lugar. La cabaña muy bonita, en un entorno muy cuidado y con unas vistas preciosas. Si hay que ponerle una pega, son los casi 50 minutos hasta Cuenca, pero bien organizado ya vimos que hay un montón de rutas y sitios por descubrir en sus alrededores. Pero para el plan con el que fuimos fue perfecto.

El domingo lo pasamos dando un paseo por los alrededores de la cabaña hasta la hora de la comida y vuelta a Madrid…

El plan no pudo ser mejor, días con amigas, charlando, riendo, llorando,… yo aproveché para retomar la lectura, que mi reto de 12 meses 12 libros va regular… marzo nada de nada, aunque bueno, lo he retomado con tanta fuerza que en abril ya he terminado uno y voy empezando con el siguiente… así que estoy muy contenta por mantener el reto. También aproveché para descansar un poco y como digo yo “dejar de estar alerta”, me relajé y por un día no tenia el “radar madre” activado. Y es que a veces es agotador estar en un sitio sin poder relajarse estando pendiente constantemente de los niños, donde están, que comen, que tocan, se hacen daño con esto con lo otro…

Ellos pasaron el sábado con los primos, así que encantados como siempre, y hasta la princesa de la casa sorprendió a todos durmiendo más de 12 horas del tirón -creo que también se relajó sin ver a mamá, jeje-. Mis pequeños no duermen mal pero yo hace años que no sé lo que es levantarse más tarde de las 7.30/8.00 los fines de semana, y un día que yo no estoy se levanta mas tarde de las 10… What?… A ver cuando la da por repetir…

Del fin de semana me quedo con el aire puro del campo, el respirar otro ambiente, ver otros rincones del mundo, desconectar, relajarme, tener momentos para mi, pero sobre todo me quedo con mis amigas; las que siempre están ahí para todo. Para salir pero también para estar en casa, para reír pero también para llorar cuando hace falta, para celebrar los buenos momentos pero también están en los malos, por todo esto y mucho más voy a permitirme desde aquí darlas las gracias por estar siempre conmigo, por quererme como soy y aunque algunas no pudieron venir en cierta forma estuvieron también con nosotras. Por mis amigas!!! Por esas amigas que sabiendo que no has soplado las velas en tu cumpleaños aprovechan la ocasión para soplarlas contigo. Por muchos días junto a vosotras… Os quiero!!